Páginas

martes, 29 de octubre de 2019

AJEDREZ J. NATIVIDAD TOLEDO. “CUENTOS DE AJEDREZ EN ESCUINAPA” CUENTO CORTO “BELLA HERMANDAD”. Autor: Fernando Emilio Saavedra Palma. Para: Emily Aguilar y Saúl Crespo.

         ILUSTRACIÓN POR: Fernando Emilio Saavedra Palma.
AJEDREZ  J. NATIVIDAD TOLEDO.
“CUENTOS DE AJEDREZ EN ESCUINAPA”
CUENTO CORTO “BELLA HERMANDAD”.
Autor: Fernando Emilio Saavedra Palma.
Para: Emily Aguilar y Saúl Crespo.

Diferentes historias familiares con miles de aventuras diarias se viven entre los alumnos de la Escuela J. Natividad Toledo en Escuinapa, Sinaloa México. El espacio educativo tiene mucha vida por la mañana en las clases cotidianas, y por las tardes todos los lunes de 6:00 a 7:00 P.M., damos clases de ajedrez a un grupo reducido, pero con muchas ganas de aprender el juego milenario. En este grupo están los aplicados hermanos “Crespo Aguilar”; la alegría entre ellos es constante, es un ramillete de diversión y aprendizaje ajedrecístico, lo mismo juegan en el tablero gigante acomodando el memodrez, que en el tablero reglamentario con el reloj a un minuto con tiempo de compensación entre Saúl, el hermano mayor y el pequeño Emiliano. La hermana mayor de ambos, Eremy siempre está al pendiente de los dos y desde un principio aprendió rápidamente a mover las piezas en el tablero. Ella tiene una cualidad encantadora, le gusta la competencia y en el juego de los trebejos está aprendiendo a ganar y a perder; un principio que el ajedrez enseña en todos los niveles del juego.   El taller va evolucionando bastante bien, vamos para un año de dinámicas ajedrecísticas con excelente aceptación por los alumnos y padres de familia. Estamos muy contentos porque la dirección de la institución bajo el maestro Fernando Flores, abrió las puertas a esta herramienta tan necesaria en la educación primaria para fortalecer la concentración en los pequeños que tomen la materia del ajedrez, tan difundida actualmente por todos los planteles educativos del mundo.    

“Gens Una Sumus” del latín quiere decir “Somos Una Familia” en el mundo del ajedrez. Así todos sabemos que existen muchas familias deportivas como lo son las del fútbol soccer, base bol, balón cesto, e infinidad de deportes que se realizan en todo el planeta.
La práctica del ajedrez empieza a darse en las familias de los mexicanos con gran éxito. Les dejamos este pequeño cuento corto de ajedrez listo a la lectura de quien lo quiera apreciar y gozar.  

AJEDREZ EL JUEGO MILENARIO
CUENTO CORTO  “BELLA HERMANDAD”

Cuentan que en una escuela encantadora al sur de Sinaloa, había dos hermanos que llegaban a tomar clases con singular alegría, la felicidad siempre habitaba en sus rostros, tanto a la llegada, como en la salida del colegio. Los dos tenían una preferencia especial, ambos eran ajedrecistas y sentían los movimientos de las piezas por sus cuerpos después de recorrer el tablero gigante como el de las películas de “Alicia en el País de las Maravillas” o el de “Harry Potter”. Pero Saúl y Emiliano estaban haciendo una hermandad por medio del juego de ajedrez, aún más hermosa que cualquier película o cualquier juego que se haya inventado en la humanidad.

Un día la mágica dama del tablero de ajedrez se salió a caminar por las calles de Escuinapa y de lejos vio como Eremy (la hermana mayor), platicaba con sus hermanos, enseñándoles el recorrido de las calles. Constantemente los hermanos mayores enseñan algo a los más pequeños, ley de la vida, pero lo que sabía la dama mágica del ajedrez, era que el juego milenario cuando llega a una familia y lo juegan los hermanos, se hermanan aún más, por las bondades que tiene el cofre con los secretos del milenario juego.

La mágica dama sabía de los secretos de toda la familia ajedrecística, por ejemplo del gran maestro internacional de ajedrez; el mexicano Gilberto Hernández, y la mejor jugadora gran maestra de Argentina Claudia Amura y sus inteligentes hijos o la maravillosa historia mundial de las tres hermanas húngaras Susan, Sofia y Judit Polgar, y de la familia de artistas; una sencilla historia amorosa que da vida a “las Pestañas Ajedrecísticas” (hija), “la Hada Ajedrezada”  (madre), y el “Peón Aislado” (padre).

Un día todas las piezas blancas de ajedrez se subieron en la bicicleta de Saúl sin que se diera cuenta para trasmitirle todos los secretos del cofre hiper-mágico del ajedrez, también las piezas negras se pusieron de acuerdo y se metieron a los cuadernos de Emiliano, a esos cuadernos donde viven sus matemáticas que tanto le gustan, y la dama mágica blanca del ajedrez vivía en la mirada de Eremy, que siempre sabía dónde colocar la pieza.

Todas las piezas decidieron lentamente trasmitirle los secretos a estos encantadores hermanos y la hermosa mirada a la familia de Saúl papá y Emily mamá, van acomodando el tablero para que jueguen al futuro sus partidas en la vida.

En una alegría desbordante Saúl y Emiliano abren el cofre hiper-mágico de los secretos del ajedrez, el saber les llega lentamente con esa bella hermandad que ambos disfrutan. El juego por si mismo ejercita ambos hemisferios cerebrales, mejora la creatividad, potencia la memoria, ayuda a resolver problemas, incrementa la capacidad lectora y enseña a planificar. Los dos hermanos cuando entrenan viven en una burbuja ajedrecística enorme e ilimitada del conocimiento, ahí la dama mágica del ajedrez siempre cuidará de Eremy, y por supuesto todas las demás piezas blancas y negras del juego de los trebejos acompañarán y cuidarán por siempre a ellos, naciendo así en Escuinapa, Sinaloa México una familia feliz ajedrecísta.    





lunes, 21 de octubre de 2019

METRO BUS HÁNDICAP PURA SANGRE 2018. HIPÓDROMO DE LAS AMÉRICAS CIUDAD DE MÉXICO. Autor: Fernando Emilio Saavedra Palma. Para: Francisco Javier Ordiales Yurrita y César Mora.

            Fotografía álbum de César Mora.
METRO BUS caballo pura sangre ganador del hándicap pura sangre 2018.

Descubrir la adrenalina que existe en las carreras de caballos
es el universo mágico de la fuerza ante la vida de hombres y caballos
escuchar el galope en la pista con esa energía noble de los gigantes
son las respiraciones inexplicables del triunfo con el corazón de los jinetes
ahí demuestra la cuadra latina el entrenador y el fuego interno de Metro Bus.

Saber salir en punta y la presión continua simultaneidad de todos los galopes
caballos de fuerza dominados con la sutileza perfecta y única en las muñecas
salen de la meta toman la recta llegan a la curva y vibran todas las cabezas
se distingue el puntero César Mora firme concentrado jalajalajala Metro Bus
el entrenador y el dueño Paco saben que llega el triunfo todos son gallos.    

Cuadra Latina en el hándicap pura sangre 2018 vuelve a tener grandes alas
los días los años los impetuosos dolores no son nada ante los ganadores
líneas de sangre es clase Metro Bus vive en el Hipódromo de las Américas
el equipo está listo para los retos venideros todos mirando a los triunfos
todo cuesta la vida misma cuesta y el trabajo es el trabajo entre los trabajos.


El equipo:
Paco, Don Paco o Don Francisco Ordiales.
El enorme y único experimentado César Mora.
El entrenador O.I. Becerra.
El portentoso Metro Bus.

"Ser Jockey es sin duda, un privilegio riesgoso, y con un poco de suerte y un buen caballo se puede hacer poesía en movimiento"  -César Mora.


Ilustración elaborada en el año 2015 por Fernando Emilio Saavedra Palma.
Homenaje a César Mora en sus 2000 victorias. Adelante maestro siga con esos triunfos adrenalínicos para todos sus admiradores.

HAIKÚ
Es César Mora,
es Metro Bus al triunfo.
¡Paco-Becerra!
Fernando Emilio Saavedra Palma.



martes, 8 de octubre de 2019

…YO NO CONOCÍ A JOSÉ JOSÉ…Autor: Fernando Emilio Saavedra Palma. Para: “José José” José Rómulo Sosa Ortíz In memoriam.

      ILUSTRACIÓN POR: Fernando Emilio Saavedra Palma.
…YO NO CONOCÍ A JOSÉ JOSÉ…
Autor: Fernando Emilio Saavedra Palma.
Para: “José José” José Rómulo Sosa Ortíz In memoriam.

Nací en 1960, por supuesto no conocí a José José, ni tampoco era tan conocido en todo nuestro México.
Él, desde los años cincuentas tocaba el bajo y el contrabajo con la sensibilidad profunda de las yemas de sus dedos, para luego transportar las notas a su maravilloso diafragma y garganta, con el encantador instrumento mágico, de su voz.  La  guitarra, la batería, el piano instrumento perfecto, pasaron por sus manos como una mujer amada en la vida. José José es músico antes que cantante, y se preparaba apasionadamente como el primer romántico mexicano en el mundo. Con su padre aprendió las bases para ser un cantante con una técnica a lo divino.

En 1965 el talento lo lleva a cantar el tema “El Mundo”. Sigue cantando en 1967 “Cuidado”, “La Nave del Olvido” o 1970 “El Triste” un éxito gigantesco en el Festival de la OTI transmitido por televisión en 1970.

…Todavía, yo no conocía a José José…

Mi vecino Paco y yo empezamos a cantar sus canciones, incluso, él a imitarlo. En 1972 me aprendí la canción “De Pueblo en Pueblo” cuando viajaba con mi padre y hermanos por diferentes estados de México. En 1975 conocí mucha música con otros ritmos diferentes y maravillosos, y yo no conocía a José José.

La adolescencia me hizo sentir lo romántico, era 1977 y qué mejor que José José con el álbum “Reencuentro”, con “Volcán” o “Lo pasado, pasado”.

…Los novios se abrazan en el césped de un jardín de la enorme ciudad de México o en cada delegación, con la música de José José…

…En todas las discoteques de la República Mexicana al final se escuchaba la voz enamorada de José José…
 …los grandes edificios concentraciones humanas durante el día, de un departamento a otro o en varios simultáneamente se escuchaba la voz del príncipe de la canción Jose José…

…la radio de todo México es escuchada por sus seguidores y en cada una de ellas está la voz de José José…

…la televisión en vivo o con una entrevista está la vida del grande, del único romántico de la canción José José…

…José José con su voz viaja a E.E.U.U. toda América, Arabia Saudita, Egipto, Israel, Japón o Rusia y el sigue con su talento cantando…

…José José vende más de ochenta millones de discos en cincuenta y cinco años de actividad artística y en las plataformas por internet y con infinidad de videos se siguen viendo por todo el mundo…

…el Príncipe de la Canción Don José José es un cantante empírico que nunca llevó estudios formales en un conservatorio, él estudió desde niño con sus padres y sobre todo, en el barrio de Clavería para después ser proyectado al mundo…

Entonces:
…yo nunca conocí a José José…

Una mañana entré a un café en el centro de la Ciudad de los Palacios México más menos por el año 2000, en donde me encontré a Don Pepe Jara, de mesa a mesa lo saludé luego platicamos, y cuando me despedí le di mi mano y a mis adentros sentí…
…yo no conocí a José José…
O hasta ahora.
…yo si conocí a José José… 



domingo, 6 de octubre de 2019

AJEDREZ PRIMARIA J. NATIVIDAD TOLEDO. “CUENTOS DE AJEDREZ EN ESCUINAPA” CUENTO CORTO “LA SONRISA DE MARCELA”. Autor: Fernando Emilio Saavedra Palma. Para: Rosario Lam y Marcela.

       ILUSTRACIÓN POR Fernando Emilio Saavedra Palma.

AJEDREZ PRIMARIA J. NATIVIDAD TOLEDO.

“CUENTOS DE AJEDREZ EN ESCUINAPA”

CUENTO CORTO “LA SONRISA DE MARCELA”.
Autor: Fernando Emilio Saavedra Palma.
Para: Rosario Lam y Marcela.

Mi encantadora pelirroja compañera de vida, alguna vez me platicó en nuestra casa en la Ciudad de México, de su escuela primaria, la escuela
J. Natividad Toledo en Escuinapa Sinaloa México.

Al paso de once años de nuestras vidas, nunca imaginé estar en esa primaria en donde ella estudió, y entró a primer año condicionada porque tenía cinco años de edad, pero en fin, entró en el año de 1980 y concluyó toda su primaria como muchos escuinapenses. Vivimos en el 2019 y nuestra familia es cien por ciento ajedrecista, somos instructores; mi maravillosa pelirroja y nuestra pequeña Regina “Pestañas ajedrecísticas”. Mis dos damas y yo, trabajamos fuertemente el ajedrez en Escuinapa desde hace tres años, siempre con el apoyo de los papás de nuestros alumnos, debido al resultado que les hemos dado por el cuidado de cada uno de ellos.

Llegamos a la primaria J. Natividad Toledo y propusimos el ajedrez en  dirección, teniendo la aceptación para trabajar todos los lunes por la tarde,  empezamos con un grupo pequeño difundiendo el juego milenario.

En Escuinapa nos hemos encontrado con padres de familia que apoyan totalmente a sus hijos y como el ajedrez no es común, no entienden del juego, pero los llevan a su clase. Cuando van descubriendo que sus hijos empiezan a concentrarse mejor en todas sus actividades y pueden empezar a estar frente a un tablero jugando una partida completa con reloj o sin él, pero bien concentrados y jugando, se sorprenden. Esa gran herramienta que el juego enseña a los niños divirtiéndose, es una forma de ayudar a los pequeños que practican el juego y cada día que lo hacen van aumentando el nivel de concentración. ¿Para qué sirve? Los niños amplían la concentración en lo que hacen, les favorece para mejorar las lecturas escolares, también para realizar la letra lo mejor posible al escribir, debido que tienen mayor tolerancia y no se desesperan porque la concentración creció en ellos sin darse cuenta.
En fin, esto se practica actualmente en muchas escuelas del planeta por las tantas bondades que tiene el ajedrez como ciencia, deporte y cultura, siendo una herramienta para la educación en general.

“Un niño ajedrecista tiene mayor probabilidad de sacar mejores calificaciones en todas sus materia escolares”.          

AJEDREZ EL JUEGO MILENARIO
CUENTO CORTO  “LA SONRISA DE MARCELA”

Había una vez, una mamá muy trabajadora, Rosario quien se subía a la moto y recorría toda “La Perla Camaronera”, ella, estaba muy interesada en la educación de su hija Marcela. Un día madre e hija, siempre compañeras recorriendo juntas de la mano las calles del poblado, se sorprendieron con un letrero que estaba pegado en la escuela, y decía: “Clases de Ajedrez, aprende divirtiéndote”. No esperaron un segundo más y se dirigieron con el imán de la inteligencia, a ver de qué se trataba. Descubrieron el encantador taller de ajedrez, un paraíso para entrenar la inteligencia.
Marcela aprendió rápido a colocar las piezas, ya que es muy inquieta e inteligente, no le paraba la boquita al hablar. Pasaba de un tema a otro con mucha facilidad y era normal discutir con algún compañerito. Siempre Marcela era “muy Marcela”, cada sábado era sorprendente verla con tanta energía. Poco a poco Regina y Marcela se hicieron amigas; Regina le leía cuentos en la biblioteca, después de haber jugado una o dos partidas de ajedrez. Más adelante Marcela empezó a recorrer jugando el tablero gigante con todas las actividades que la tenían en constante movimiento sudando y disfrutando el juego. Pero Marcela, siempre que terminaba cualquier actividad tenía el ceño fruncido como si algo le preocupara, incluso cuando invitaba a su querido primo Aarón Enrique, era lo mismo, discutía con él o con quien se le pusiera enfrente. Marcela es una niña de carácter y el ajedrez poco a poco le fue desarrollando la concentración hasta que ella empezó a leerle cuentos a Regina en la biblioteca.

Un día, bajó el Peón del paraíso ajedrecístico y le preguntó a Marcela ¿Por qué estas tan seria y con esa mirada?  Ojalá pudieras mirarme con lo dulce  de tu mirada, como cuando te comes tus Chetos enchilosos, aparte eres una niña muy inteligente.

-Marcela dijo: “así soy” bla bla bla bla… (El Peón la escuchó un buen rato).
-Entonces el Peón contestó: Oye Marcelita  ¿No te gustaría sonreír más?
Marcela no dijo nada y seguía hablando de otras cosas.
Entonces el valiente Peón se dispuso a hablar sin rodeos, le dijo:
-“Marcela te voy a pedir un favor, cada vez que me veas regálame una sonrisa.”
El Peón hizo su labor con la niña inteligente y cada que la veía le decía: “Marce, Marce” y ella volteaba y sonreía.  Así pasó el tiempo sin tiempo con la sonrisa de Marcela.
Marcela era increíble, reía y reía, y luego volvía a sonreír, llegó el punto en que todos reían con Marcela y se creó un escándalo de risas y sonrisas.
Hoy el ajedrez de Escuinapa, México, América, y el mundo cuenta con la sonrisa de Marcela.
                   

viernes, 27 de septiembre de 2019

Cuento "El Mar de Antonieta" por: María Concepción Véjar Véjar Ilustraciones por: Fernando Emilio Saavedra Palma.

       ILUSTRACIÓN POR: Fernando Emilio Saavedra Palma.
CUENTO "EL MAR DE ANTONIETA"
Autor: María Concepción Véjae Véjar
Ilustraciones por: Fernando Emilio Saavedra Palma.

“EL MAR DE ANTONIETA”
Cuento infantil por: María Concepción Véjar Véjar  (Theia Perla del Mar)
  

Había una vez, un mar con olas gigantescas de algodón azucarado igual al que venden en las ferias pueblerinas donde todas las personas como viejitos, adultos, jóvenes y principalmente niños, sueltan carcajadas de felicidad al sentirse libres, contentos, montando los caballitos del carrusel. Ahí, en el paraíso de las sonrisas poderosas e intuitivas de alegría todos los problemas se resuelven sonriendo, en el inimaginable océano de vida habitado por Antonieta. Ella es una niña muy, muy discreta con cabello “anaranjado de tormenta” y bucles almidonados de diversión, sus ojos son enormes como un plato sopero, tiene la boca de lumbre pues a veces dice palabras llenas de luz que reflejan amor, pasión divina hacia la humanidad y cuando algo le incomoda como a cualquier niña inquieta, se le escapa cierta grosería que en su boca parecen ser pétalos de rosas.  Antonieta tiene un gusto enorme por la comida, las sopas y las cremas son sus favoritas, como la de elote, de papa, zanahoria, calabaza, espárragos y champiñones. Los caldos no se quedan atrás, por igual saborea el de res, el de camarón y el de pollo que aquí entre nos, es su preferido, bueno, hasta la sopa de cebolla y de ajo no las perdona desde que descubrió leyendo en un libro “que un buen plato de sopa, crema o caldo caliente ayudan a sanar el cuerpo y el alma”. Los guisados no se quedan atrás en el gusto de Antonieta, pues para el paladar son estupendos acompañados de un buen arroz blanco, rojo, amarillo y verde. Su apetito no finaliza ahí, aunque siempre es la última en levantarse de la mesa tiene que apresurarse a comer porque sabe que debe llegar a lo más delicioso, “los postres”, donde su corazón late a mil por hora con el helado de chocolate, acto del que hace cómplice en cada cucharada, mirada y sonrisa, a su padre.
Ella puede comer y comer y conservar el cuerpo hermoso de niña.
La mayor atención es  para su padre a quien ama y admira profundamente; con él se siente siempre segura, él es un güero colorado de más de un metro ochenta de altura, con treinta y cuatro años de vida; normalmente viste pantalones de mezclilla, usa botas vaqueras y camisas escaqueadas de cuadritos pequeños de colores blancos, negros y azules. Él es conocido en todo el pueblo por la gran destreza que tiene para nadar, constantemente le gusta ir a la playa y arriesgarse más allá de las olas playeras, busca las aguas profundas, ahí donde también viven los tiburones impredecibles y peligrosos para todos los nadadores. El papá de Antonieta es un señor muy valiente y alegre, le gusta contar chistes o hacer reír a todos los que pasan por su camino. Cuando hay niños cerca de él aprovecha la oportunidad para contarles historias del mar y de tiburones que todos escuchan con atención.
¿Saben una cosa niños? Yo no les tengo miedo a los tiburones porque me agrada verlos en la cocina en un buen filete. A mi esposa le gusta cocinarlos en caldo y la dentadura afilada la pone en el fondo de la olla y uno puede escuchar hablar al tiburón, ellos tienen muchas aventuras qué contar del mar.
-Por cierto niños ¿Saben que le dijo un tiburón a otro? -Preguntó don Güero a los niños con los que jugaba beisbol. “No, no, no sabemos  ¿qué le dijo un tiburón a otro? -Respondieron todos ávidos por conocer esas historias asombrosas.
Don Güero arqueando las cejas y abriendo sus ojos más de lo normal dijo:
“Sabes don Tiburcio en esa playa de don Güero hay un tiburón chimuelo porque mordió la bolla de acero donde estaba sentado don Güero. ¡Qué horror! Dijo un niño que había mudado los dientes de enfrente, sintiendo pena por él y por el tiburón.
“Pobre tiburón”- ¿Ha de ser muy peligroso con usted don Güero?
-No, ni tanto, ahora somos muy buenos amigos- respondió don Güero sonriendo.
Don Güero ahora cabalga de vez en cuando entre las olas del mar al tiburón chimuelo.
Cuando Antonieta acompaña a su papá a nadar cada fin de semana, ella es la única que sabe que no corre ningún peligro cuando él se mete a las  profundidades del mar, debido a todas las aventuras que don Güero le platica en casa.
A la playa llegan muchas personas del pueblo para verlo nadar, de todas las edades. Amigos, primos y conocidos lo miran desde la playa  y hacen comentarios de lo peligroso que es nadar más allá de las olas, algunos en lo más intimo de su ser se preguntan si saldrá del mar o no, pero el papá de Antonieta tiene una destreza increíble, parece pez en el agua, pero no dejan de ser momentos de tención para todos los ahí reunidos.
A varios de los hombres que observaban el espectáculo les sudaban las manos y algunos hasta rechinaban los dientes de preocupación; se escuchaba una sinfonía dientuda de miedo entre todos ellos, lo veían a una distancia larga en un silencio desesperante donde lo único que resplandecía era su pequeña cabeza blanca porque era medio calvo, y los cabellos pelirrojos brillaban con el resplandor del sol, pero si ponías atención parecía un diestro delfín inquieto nadando a un ritmo armónico.
Antonieta a distancia también lo miraba, su corazón enorme latía lleno de orgullo y de amor por su padre, entonces se aproximaba al agua donde el mar cubría la mitad de sus piernas, ahí sentía la energía del agua y sentía que ayudaba a nadar desde la playa a don Güero como si fuera una espigada sirena de pelo naranja. Disfrutaba siempre del gran  y poderoso amor  “del corazón de león” de su padre, con la música vibrante del corazoncito feliz de hija. Ella a sus siete años tenía la enorme virtud de ser fuerte, con la fuerza del silencio en su pequeño pecho, así que gozaba viendo nadar a su padre en la mar, imaginaba que iba a su lado nadando a la par, al mismo tiempo dejaba correr sus ojos por el horizonte interminable de agua salada y en fracciones de segundos llegaba a la feria del carrusel marino pensando en cada uno de los bellos animales de la mar en su enorme imaginación.
Antonieta cerró los ojos y abrió la ventana  marina de los recuerdos: “Mi papá me llevaba a la playa desde pequeñita, me recuerdo en sus brazos, creo que tenía dos años o algo así, siempre me dio seguridad a la orilla del mar pisando la maravillosa arena donde se hundían mis pequeños pies y los de él; las huellas de los dos se llenaban de agua con la ola que llegaba a saludarnos. Mis primeros recuerdos siempre fueron sus brazos velludos rojos que nunca he olvidado, más la seguridad que siempre me dio está guardada aquí en mi corazón y crece día con día. Esos recuerdos se me hacen eternos, hay tantas cosas vividas que me llevaría otra vida el contarlo. Sus poderosos brazos marinos siempre me abrazaban y escuchaba los latidos de su corazón que entonaban una música inolvidable, por eso se que los abrazos son sinfonías amorosas de amistad, cuando comparto los abrazos con amigos que saludo por las calles del pueblo, sé que los disfrutan porque  ¡Claro! los abrazos son el alivio para los corazones enfermos”.
Toda la familia salía montada en la cabina del tráiler perfectamente bien acomodados; papá, mamá, hermanos, algunos primos y la mascota “Kity”; una perra grifón alemán muy inteligente. Felices llegaban a la playa a pasar el día, la emoción en cada uno de los viajeros a la playa era desbordante y se reflejaba en cantos, risas, adivinanzas y chistes contados por la intuición de cada uno. Al llegar a la playa y ver el mar era un momento inolvidable pues toda la familia guardaba silencio unos minutos, sentían el viento y respiraban profundo ese olor a sal y a la vida marina, parecía que todos tenían comunicación con la inmensidad del agua, hasta la mascota Kity quien le ladraba y jugueteaba con las encantadoras olas.
La comida que llevaban era sencilla; sándwiches de jamón, huevos duros y dos cubetas grandes de agua de limón, el papá siempre guardaba para el postre chocolates y golosinas en un pequeño escondite en la cabina del tráiler; la pelirroja era quien siempre los iba a recoger para luego repartirlos a cada uno, con decirles que hasta a Kity le tocaba algún manjar azucarado. Antonieta y sus hermanos encontraban en un abrir y cerrar de ojos la bolsa de bombones que mamá tenia escondida. Las verdaderas aventuras empezaban en la orilla de la playa al excavar en la arena para hacer castillos o esculturas de niños elaboradas con muchas ganas, aunque no siempre quedaban tan bonitas, lo mejor era divertirse con la arena. Todo el tiempo encontraban cangrejos que corrían hacia el agua para volverse a esconder en la arena cuando la ola se alejaba. Cuando Antonieta cumplió siete años escribió su nombre en la playa con la ayuda de una palma seca, se sentó junto a lo escrito para recibir las olas sin tanta fuerza y observar cómo se desdibujaban las nueve letras de su nombre, su padre siempre la observaba  sonriendo y cuando Antonieta descubría su mirada, le sonreía con el corazón.
Toda la familia tuvo la dicha de llegar cada fin de semana al mar a disfrutar la vida con el agua salada, esos recuerdos siempre fueron un suspiro de vida para todos los hijos de don Güero, recordar es vivir y el mar, ese mar abuelito de todos siempre está ahí esperando a todas las familias del mundo para divertirse en la playa con sus olas.
Desde que tengo uso de razón recuerdo a mi muñeca sin nombre, una amiga invisible que me acompaña a cada paso de mi vida; ella es silenciosa, misteriosa y muy inteligente. Ella me ha enseñado a pensar al detalle en un mundo silencioso, ese mundo que no es de risas, es como cuando uno va a misa, o a un velorio, o nos pasa algo grave y nos quedamos asustados sin decir nada, es más o menos lo que desean todos los maestros de las escuelas del planeta, que en el salón de clase con todos los alumnos estén calladitos, en silencio para así poder aprender.
Ella, mi muñeca todo lo hace a su manera, es la forma de comunicarse en los sueños conmigo. Hace caras de todo tipo en el teatro de la mímica, el lenguaje con todo el cuerpo, la intuición de la muñeca a toda velocidad; las manos son un lenguaje corporal, hace muchos gestos con la expresión de la cara; como la tristeza con lagrimas, la alegría con la sonrisa seria, fingida o la alegría infantil con las carcajadas y la risa en silencio; simplemente con el movimiento de  hombros y la boca tapada. Ella es increíble, siempre tiene la razón aunque yo en ocasiones no la pueda entender porque ella es la muñeca del pensar, siempre está pensando en silencio, soñando con un mundo tan hermoso y real en donde se puede conseguir todo. A mi muñeca le gusta navegar en los sueños de todas las personas que conoce, brinca de un sueño a otro con mucha facilidad, es un torbellino de  sueños, siempre trae experiencias diferentes a cada niño. Ella me comunica que sueña en blanco y negro o a color, eso  me parece increíble. Es bien sabido por todos que en el mundo de los sueños aprendemos de todo, hasta volar, no hay nada que no logremos. Desde ese mundo de los sueños, traigo secretos del mar ensoñador para los compañeros de la escuela, para hacer una bella obra teatral en donde todos nos presentemos en el desfile de nuestro pueblo nos miren y nos griten: “hola seres del mar, que simpáticos se ven  en ese gigante carro alegórico” para que todos conozcan  la cultura marina y nos miren  pasar por el malecón.
Después de tanto calor en el día, toda la familia platicaba en la enramada recordando las aventuras recién vividas, el ambiente era de mucha alegría, el aire empezaba a sentirse fresco, en unas horas saldrían de regreso al pueblo para ir a casa a descansar. Aunque algunos integrantes de la familia querían quedarse a dormir en la playa, otros querían ir a dormir a su cama. Así pasaron la mayoría de los días; iban a la playa y algunos querían quedarse y otros no, era la misma historia, unos ganaban y otros perdían.
Uno de esos días Antonieta caminaba descalza por la playa, era de noche y estaba a unos cien pasos de la enramada. La luna estaba llena, brillaba en su esplendor y parecía sonreír a quien la miraba, de pronto “Alma” el hada sirena del mar hizo su espectacular aparición montada en una ola, asemejaba surfear, era realmente hermosa y espigada con una melena rubia de color ámbar, con voz dulce  le dijo a la niña: “El canto de la sirena es la voz-canto de muchos marinos callados que habitaron el mar años atrás, como los famosos piratas o corsarios que desde hace mucho iban tejiendo aventuras en las olas y más tarde se hicieron historias para contarse a través del tiempo por todo el mundo. Ellos lo sabían, y si por alguna razón lo llegaban a olvidar, los sueños se encargaban de recordarles a todos, que el deber más importante era cuidar el mar y mantenerlo limpio”. “Alma” el hada sirena del mar contó el secreto doloroso de las especies en extinción y que la humanidad está haciendo lo que puede por ellas, pero no lo están logrando. Los pocos héroes que van a salvar las especies tienen que trabajar simultáneamente,  por supuesto si todos pensaran en ayudar al mismo tiempo, habría una solución clara y absoluta, casi inmediata, es la idea de comunicárselas a todos los interesados para que se haga lo más rápido posible, por ejemplo: si los hombres se movieran como las olas del mar todo sería una consecuencia por reflejo, “a toda acción, una reacción”, los seres humanos son  energía pura de cambio, y si algo se hace en conjunto, el cambio es inmediato. Trabajar en equipo es lo mejor que hay en la naturaleza, eso lo podemos ver en muchas especies.

En esos momentos mientras Antonieta estaba concentrada escuchando a “Alma” el hada sirena de la mar, salió del agua marina una tortuga de edad avanzada color verde olivo, era impresionante y magnifica. Aún con sus movimientos lentos por el dolor conservaba la elegancia de su pausado andar, estaba triste, agotada y sufriendo envuelta en una red de pescadores que cargaba en su lomo, nadie sabía cuántos días o años tenía atrapada ahí.
Dijo la tortuga: “No es posible encontrarse con estos cables de plástico en la mar, y eso no lo es todo; existen grandes cantidades de basura, eso que llaman los humanos contaminación en todas las aguas saladas de la mar”. Antonieta sin pensarlo dos veces se acercó a la tortuga y empezó a quitarle lentamente la red de hilo plastificado que tanta molestia le hacía sentir a la tortuga. Ella sabía que debía luchar por los seres vivos marinos. De pronto, a unos cuantos pasos de la tortuga salió con la cola enroscada en forma de constelación y dando unos pequeños brincos hasta la playa donde todos se encontraban, “el caballito de mar”; saludó a todos con singular alegría y dijo que sus ojos estaban infectados de productos químicos que flotan en el mar y que le han disminuido la visión. Él, sólo quería ser ayudado, deseaba recuperar su vista; ya no miraba como cuando era pequeño. Dando otro brinquito el caballito de mar dijo: “Todo ha cambiado desde hace cincuenta años a la fecha en la mar. Nosotros los caballitos de mar éramos muchos y tenemos una forma especial de reproducirnos, pero ahora con toda la contaminación de nuestros mares, nos estamos negando a tener más hijos debido a esos cambios de acidez en el agua donde habitamos”. Queremos hermosa Alma hada sirena del mar y Antonieta que nos ayuden a transmitirles a los humanos estas angustias marinas.
Los humanos no todos son malos, existen muchos de ellos que saben de nuestros problemas y tengo entendido que hoy lo difunden por eso que llaman las redes sociales, que la información viaja por todos los continentes, es una nueva forma de navegación comentando lo que sucede en las diferentes culturas del planeta, esto de la comunicación va más avanzado que nada.  
Repentinamente muy cerca de ellos salió de entre la arena una estrella de mar hermosa, muy grande, de color naranja como el cabello de Antonieta, con una línea en la comisura de sus brazos radiantes color bermellón diciendo: “Perdón pero no puedo aguantar más, no puedo quedarme en silencio de tantas barbaridades que estoy escuchando y están ocurriendo en muestro mar, ese mar es la cuna de la vida de todos nosotros y de la humanidad”. Por cierto, eso de las redes sociales definitivamente es maravillosa toda esa tecnología humana, pero si los humanos van a las playas y no ponen manos a la obra en el mar en vivo, no van a solucionar el problema, los humanos lo pueden saber, pero hay que hacer acciones para que den resultado, hay que trabajar todos en conjunto. Continuó hablando la estrella de mar: ¿Saben? aquí entre el contacto del mar espumoso de las olas y la arena, existen muchos problemas, desechos que se confunden con la naturaleza, bolsas de todos los  tamaños, cubiertos, platos desechables, latas de refrescos y botellas de todo tipo, así como envolturas de comida chatarra, ya no es posible la estancia de nosotras las estrellas de mar entre tanta cochinada; nuestro clan decidió buscar otras playas en diferentes lugares y lejos de los humanos, playas donde podamos vivir felices y sin estar contaminadas, en fin, no se enojen conmigo y disculpen la interrupción tan abrupta, solo quería ser escuchada. “Alma” el hada sirena del mar sonrió y dijo:
“Nadie debe sentirse mal por expresar lo que siente, la comunicación ha empezado por esta reunión de todos nosotros los abogados de las especies del mar, pero sería prudente que Antonieta nos dijera que piensa de todo esto, porque es humana y de ellos esperamos la vital ayuda, esa es la única forma que puede cambiar la vida en todas las especies del mar. ¡¡¡Vivan los humanos!!! ¡¡¡Que vivan!!! Levantaron la voz todos esperando ser ayudados.
La inigualable pelirroja se puso de pie, abrió sus enormes ojos y los cerró muy despacio hasta concentrarse lo suficiente para dejar escapar un suspiro como si fuera de dolor y de llanto. “Me siento muy contenta de que me tomen en cuenta para esta encomienda marina, soy hija de un gran hombre que siempre ha manifestado su amor por la mar. Yo misma desde que empecé a caminar estoy en contacto con el mar, creo que debemos hacerle saber a todos los seres humanos que viven en las grandes ciudades del planeta y que no tienen contacto con el mar, la importancia y atención que deben poner al cuidado de él; ellos lo gozan en todas las vacaciones, disfrutan de su belleza y recargan energía”. Nosotros los abogados de la mar nos referimos a las playas de calor que tanto visitan los turistas, de los países donde hace mucho frío, esas playas heladas. Si todos los pequeños pueblitos que están cerca del mar hicieran campañas para estar mejor organizados, seguramente habría un control en todo y los seres del mar tendríamos mucha seguridad, creo que se debe hacer una cultura por el mar y educar en las escuelas de todos los países para acabar con ese fenómeno maligno de la contaminación, organizándonos todos.
Deberíamos de empezar por la limpieza del mar, también por el cuidado de las especies en extinción y por los tiempos de pesca; sabemos que los pescadores conocen perfectamente todos los problemas y ellos nos deberían de ayudar, son los sabios marinos, veremos si podemos pedir ayuda a las comunidades pesqueras del planeta.
Hay algo que no está a mi alcance, pero sería formidable que nos apoyara en México “el país de Antonieta”, la Secretaría de Mariana y las secretarías de todos los marinos que están en todos los países del mundo, eso sí es un verdadero sueño, nadie mejor que ellos sabe cómo cuidar el mar y con la participación de biólogos sería el equipo ideal para aliviar todos los problemas del mar.   
Antonieta siguió hablando con mucha fuerza y seguridad: ¿Sabes hada sirena? tienes el don de la mar como sirena y de hada como ser de tierra, así que tu visión es más poderosa que la de nosotros los humanos; tú te encargarás de cantar todas las noches en la mar para que todos los seres vivos del agua escuchen los cantos universales marinos antiquísimos, esos cantos son herencia de todas las culturas marinas que están presentes en todas las costas.
Tú, mí admirada tortuga –dijo Antonieta- Te encargarás de llevar el mensaje a todos los seres que sufren sacrificios como el tuyo, de quedar atrapados en las redes con un mal destino ¿Y por qué no? Buscar en las aguas profundas o en playas desiertas, esos lugares únicos secretos de los arrecifes; son lugares tan especiales que solamente salen en las novelas, luego hechas películas de aventuras marinas como: “Robinson Crusoe” o “el Náufrago”. ¿Sabes? el mito humano de todos los tiempos o la ciencia que evoluciona día a día, nos dice que las tortugas son los animales más viejos del planeta, los dinosaurios actuales, que llegan a vivir más de cien años y en esa edad están en pleno apogeo de la vida, por eso ustedes son las tortugas guardianas con los secretos guardados en el tiempo. Estamos seguros que algunos humanos están haciendo criaderos de tortugas marinas para que con esta reproducción puedan mantener una población grande en el mar y hemos visto demasiada conciencia en estos grupos de biólogos que están fomentando por todo el mundo el cuidado de las tortugas.
Durante varios años el arte de la cocina se ha dedicado a comer huevos de tortuga y esto está prohibido actualmente en muchos países, pero aún así, hay personas que siguen consumiendo este guiso, no sé si esté en lo correcto, pero tal vez se podrían hacer granjas para producir huevo de tortuga, eso no lo sé pero es una propuesta para cuidarlas por siempre ¿no lo creen? La industria de la tortuga tiene muchos años de existencia y deben de ser cuidadas lo más que se pueda, no es posible que estén cayendo en las redes de los pescadores y las que logran salvarse de la captura pasan mucho tiempo con las redes en sus lomos, es el mismo problema con las ballenas y las focas, es una  lástima,  algo que me apena. 
Me ha tocado ver en las redes sociales como los pescadores con un cuchillo desatan las redes de los cuellos de las tortugas que cayeron en trampas para la pesca y al liberarlas  tienen cicatrices permanentes quedando marcadas para toda la vida, es importante darles seguimiento para que estén bien cuidadas. 
Tú, caballito de mar, eres un tesoro viviente por tu forma de ser papá o mamá, por ese hermoso ritual de baile para conocerse y luego tener caballitos de mar. Hay que cuidarte mucho para seguir el código genético de tu cola enroscada que parece una galaxia; código del universo. ¡Chicos! eso de los códigos es sencillo de entender; es como marcar los ocho números del teléfono fijo de casa, o trece números para el teléfono celular, o ir al supermercado y ver los códigos de barras de los precios en las etiquetas de cada producto que compran  los adultos en los supermercados. Los caballitos de mar son seres marinos especiales, no me gusta verlos disecados de venta en los puestos callejeros, cuando los he podido disfrutar en los acuarios, uno ve como nadan, flotan y agitan sus pequeñas aletas dorsales a una velocidad increíble y su cola es como una guía pues da dirección y rumbo en el agua. Su nado o desplazamiento es lento, son seres mágicos, cambiantes a los colores del mar, miméticos quiere decir que cambian de color según el medio ambiente donde estén, algunos son medio transparentes pero cuando nacen los hipocampos son transparentes totalmente, habitan por todo el planeta. Son demasiadas especies, están clasificadas en cincuenta y cuatro, realmente son un catalogo de colorido, formas dinámicas hípicas marinas, verlos nadar verticalmente y moverse despacio da mucha tranquilidad. El hipocampo o caballito de mar vive en aguas tropicales o templadas poco profundas, al observar como conviven con otros peces en las enormes peceras de los acuarios, uno se relaja,  disfrutas el contemplarlos.  
Los caballitos de mar o hipocampos danzan de una forma bellísima donde sus cuerpos se mueven en círculos o espirales formidables, dejan una estela de amor entre el macho y la hembra. La coreografía hípica marina es todo un espectáculo que bien podría llevarse a nuestra  “Escuela el Mar de la Vida” a una obra de teatro bien dirigida.  
Por último, tú, sabia estrella de mar, amiga de las anemonas escondidas y visionarias que habitan los esteros,  las anemonas nos iluminan con sus códigos divinos, son nuevos caminos en las corrientes marinas para mejorar a las temidas y admiradas aguas de la mar. Saber de todo lo que se vive en armonía es importante con el mar, así nos aclara el futuro y la supervivencia de todo lo marino. No tengo duda de ningún ser viviente marino como la ballena azul; con su enorme tamaño de treinta y tantos metros de longitud y, como saber las toneladas impresionantes de su peso o ver en las rocas al pequeño cangrejo violinista que sube y baja de esas enormes piedras puntiagudas de los acantilados o piedras boludas delicadas cercanas de las playas donde multitudes de ellos se bañan en la espuma de las olas del mar.
Todos los seres del mar sin excepción tienen una propuesta de vida interesantísima en el medio ambiente donde se desarrollan, pero nuestros congéneres son especialistas en empantanarlo todo, tanto con los seres del mar como con los de tierra. Sabemos que la mar tiene vida salina propia y las cantidades de agua dulce siempre se mezclan con el agua salada y no pasa nada, los ciclos ecológicos siguen viviendo y funcionan perfectamente. La naturaleza se acomoda sola sin tantas complicaciones, es un relojito de ciclos en total armonía. Actualmente en todos los canales informativos especializados y redes sociales mundiales, anuncian los cambios de temperatura impresionantes, a este fenómeno se le achaca la muerte de muchas especies por el sobrecalentamiento del agua, es como si se calentara el agua en una estufa de casa,  eso se vuelve insoportable porque sofoca a los peces y mueren lentamente. También las estrellas de mar o anemonas no aguantan esas altas temperaturas, digamos que el planeta es una olla gigante de presión que va subiendo la temperatura.  Asimismo con las corrientes de aguas frías y calientes con los vientos suaves se convierten en vientos terribles sin clemencia que se vuelven huracanes. Empiezan pequeñitos y van creciendo hasta transformarse en monstruos marinos de fuertes velocidades llevándose todo a su paso, a ellos los bautizan los especialistas meteorólogos con nombres distinguidos humanos como: Albin, Bárbara, Dalila, Gil, Kiko, Lorena, Zelda y demás nombres de personas; estos terroríficos fenómenos llamados huracanes van dando tumbos por todas las costas hasta llegar tierra adentro, donde se van diluyendo por las montañas, entonces es cuando pierden fuerza hasta desaparecer. Es increíble, un día aparecen y a los pocos días desaparecen. Albin tuvo muchas pérdidas materiales y Bárbara generó muertos, lo sabemos por los noticieros que informan al detalle.
Los huracanes van cambiando los entornos dejando una huella imborrable a su paso para muchas familias, son tragedias humanas que nunca se olvidan y las consecuencias del desastre de pérdidas materiales como viviendas, comercios, huertas de mangos, naranjas, limones, tomates y demás frutos que se cultivan para la venta al mercado. La gente sufre pues siembran con muchos esfuerzos, son demasiadas perdidas de dinero y las economías de los pueblos lo padecen y se convierten en desastres financieros.
“Los huracanes mueven todo a su paso sin pedir permiso a ningún humano”.
Las especies más viejas del mar son seres luminosos, gigantes, saben que hay otra vida marina impensable en las profundidades del mar. Estos mundos son otras dimensiones, no pueden ser entendidas y descubiertas por los humanos, de hecho nadie tiene interés en este mundo acuático de profundidades insospechadas donde existe un silencio total y la presión es fulminante para todos los mamíferos normales, es una barrera de la naturaleza, esas partes del océano son grandes burbujas escondidas que tienen secretos inimaginables, ojalá algún día los grandes científicos del mundo encuentren esos modelos de vida tan distintos a los que estamos acostumbrados a vivir y ayuden a la ciencia para evolucionar con sus secretos de existencia animal y hagan invasiones como siempre lo han hecho los humanos.
Realmente no entiendo mucho de eso, pero sé que es gratificante para la evolución de la ciencia y que al paso de los años aplica en las grandes sociedades, como cuando descubrieron la penicilina que ha salvado a tantas vidas humanas o el murciélago que vive y vuela en la naturaleza con las ondas sonoras y miden la distancia con sus orejas y eso es un eco para investigar e inventar.
Esos nuevos mundos de las profundidades seguramente de algo nos pueden servir ¿no lo creen?
Las preguntas son formidables, ellas van lentamente descubriendo esos grandes secretos que mueven al pensamiento humano.  
De pronto escucharon un sonido imperceptible y se creó una duda entre todos, pero la bella estrella dijo: “no se asusten, es la risa de la anemona, pocas veces ríe de esa forma, pero cuando lo hace es porque seguramente llegará una buena noticia para todos, algo nos quiere decir”.
Todos voltearon rápidamente a verla, ella con gran pudor de secrecía seguía en su catarsis risueña, vivía feliz y a la vez nos mostraba su natural elegancia, un cuerpo como de goma, híper-súper-flexible color rosa pálido, sus múltiples tentáculos nos saludaron y al mismo tiempo sintiendo su vibración, nos dijo con un tono de voz dulce, suave hipnótico: “si, efectivamente, aún la naturaleza del planeta tiene muchos secretos reservados para los humanos, seguramente  se irán descubriendo poco a poco con el paso de los años, no puedo precisarlo pero ese tiempo llegará, será el día más emocionante en un silencio mundial para todos los continentes”.
Antonieta interrumpe con una pregunta –“Perdón señora anemona ¿Podría explicarme esos códigos del silencio debido a que no entiendo nada del tema? Aunque debe usted  saber que tengo una amiga que conoce muy bien el tema, pero no habla el mismo idioma que yo. Normalmente debo esforzarme para entenderla, a mi corta edad estoy descubriendo que el silencio también es una forma de lenguaje, de comunicación, por ejemplo en todos los años que estudie en mi escuela, en los salones de clase, y en todos los grados que he cursado, nunca hay silencio, nosotros los niños hablamos y hablamos a todas horas, todos los días, si así es en todos los salones de las escuelas del mundo, deberían estar en silencio y por supuesto que los niños aprenderían aún más de lo que aprenden normalmente ¿no lo cree? Eso del lenguaje del silencio me parecía una tontería, algo incomprensible para la costumbre de estudiar en las escuelas normales, pero con todas estas platicas que he tenido en diferentes tiempos sin hablarlo con ella, descubro que mi muñeca del silencio me ha enseñado a entender ese lenguaje sin darme cuenta, hoy voy de gane, creo que ha sido un gran avance para mí. Cierro los ojos y me imagino con mi dedo índice en medio de mi boca, haciendo la señal del silencio y empiezo a conocer esta nueva forma de comunicación”. Vamos, vamos a echarle muchas ganas para viajar en ese túnel de los no sonidos, llamado silencio total.
Hoy aquí reunidos en la playa, donde todos debemos de saber que se ha dado por la claridad de la luna lunera, vibrando en su misterioso magnetismo, ella está ahí como todas las noches con un reflejo de luz opaco, alimentándose de los reflejos de los rayos del sol y la amorosa comunicación con el padre sol y con la madre luna que está en total silencio, lenguaje del universo magnético, es una impensable atracción entre todas las estrellas de la bóveda celeste y el caudal mar infinito del universo, como cuando uno quiere estar con otra persona y uno no sabe el por qué, simplemente esa persona le atrae a uno, es eso que llamamos amor, es vivir en comunión, estar con la persona que queremos estar o hacer algo porque nos atrae. Nos gusta el ayudar a encauzar lo más que se pueda a la fauna marina, el uno con el otro, por supuesto no es fácil entender los códigos del cosmos, pero actualmente pienso es como los cuentos infantiles que irán cambiando, evolucionando a su tiempo con las generaciones venideras.
Hoy con tantas personas que habitamos el planeta, por no ser o tener la misma comprensión o el práctico entendimiento entre los lenguajes en los cinco continentes, recordemos que los idiomas del planeta tienen sus comprensiones propias dependiendo de la genética y códigos del lenguaje de cada grupo cultural humano. Cada lenguaje no tiene muchas ideas o frases exactas con las palabras entre unos y otros para determinar una cosa u otra con palabras diferentes, pero si nos vamos a los códigos genéticos cien por ciento son idénticos en cuanto la configuración del cuerpo humano en sus generalidades, no así el pensamiento, les pido a todos que piensen, “habrá un nuevo lenguaje”, el lenguaje del silencio ¡Claro!
El lenguaje de las señas es un mundo que nos interconecta a todos ¡Es una verdad!
Pero debajo del agua no usamos el lenguaje que usan los humanos, la comunicación sin sonido y todo lo compartimos en el mismo planeta, ahora imaginemos saliendo en naves intergalácticas de la atmosfera, el sonido no existe por lo tanto la voz no se puede escuchar y si esta idea científica la prolongamos de galaxia en galaxia pues simplemente no existe el lenguaje tal y como lo conocemos, en fin, filosofar sobre teorías del lenguaje, es materia para los científicos estudiosos, no para los hermosos seres del mar.       
“Alma” el hada sirena del mar se quedó inmóvil, más no con cara de sorpresa, pero su rostro era de total serenidad, de una gran reina. La tortuga casi prehistórica en su genética comentaría algo tal vez y miraba en silencio a la mar, no cambió nada su rostro,  de pronto sin más ni más, nos recordó la fabula de la liebre y la tortuga escrita por el antiquísimo “Esopo” hombre de la antigua Grecia.

Tan solo hizo una pequeña mueca de sonrisa el caballito de mar, medio temblando nos recordó su forma de tener caballitos que es todo un arte en el vivir; mi código genético es único, especial en la danza del amor. La estrella de mar por los siglos de los siglos es “sabia” simplemente se decidió a mover en silencio la punta de sus cinco brazos  llamando al cosmos en su lenguaje vibratorio con su misma forma asteroidea con el parecido a un astro ¡Caramba! todo está en códigos invisibles a los ojos y al sonido, pero ahí está y ahí están los pensamientos del secreto.
Cuando se dirigieron a Antonieta, estaba temblando, todo su cuerpo parecía una maraca, sus bucles se alisaron por la preocupación, su cabello anaranjado tomó un tono naranja claro, pálido. Las manos le sudaban como las Cataratas del Niágara, ella sacó fuerzas tremendas de su alma, del latido de su corazón en silencios a ratos y dijo:
“No es miedo lo que tengo, es un sentimiento tan profundo que tiemblo de emoción tan solo de sentirlo, de empezar a ver, a vislumbrar un camino nuevo que no sé a dónde nos llevará, pero sé, que es una galaxia de naturaleza que empieza por un país, luego de un continente a otro y de las una y mil encantadas maravillas sutiles a la vista de todos”.
Antonieta al calmar sus temblores simplemente sonrió sintiendo un mar interno de felicidad. La sonrisa eran olas de crecimiento que empezaban a desbordarse en alegrías simultaneas creciendo entre todos, incluso salieron varios peces del mar con ojos tiernos nocturnos y playeros. Todos con una gran sonrisa en silencio demostraron el poderío del amor callado, esto sería como cuando uno se enamora de algo o alguien en una burbuja gigante callada y esa fuerza es demasiado poderosa que va cambiando lentamente todo a su paso, con el poderío del amor intuitivo vibratorio universal.
Parecía que el portentoso mar entendía el lenguaje de la risa, las aguas emitían una luz en combinación con la luna poética en diferentes tonos. ¿Cómo podría existir un arcoíris nocturno de luz poetizada? Solamente el poderoso mar lo hacía con sus aguas amorosas,  la reunión entre “el hada sirena”, “la tortuga”, “el caballito de mar”, “la sabia estrella” y “la sutil anemona” era un cambio que estaba sucediendo, sin embargo, ella, la niña pelirroja sonreía con una mueca especial y estaba marcada por la grandeza del silencio, realmente había sucedido la comunicación de los seres del mar, era todo un acontecimiento y por primera vez se tendría el apoyo de los humanos por medio de la sublime Antonieta para solucionar todos los problemas que les acontecían. Ella era una niña tan pequeña como tantas, que podía ser la causa ideal para lograr un cambio total para el mar y el planeta.
El ambiente quedó en silencio, en un silencio total donde del cielo empezó a caer polvo de estrellas, primero de un color rosa pálido que fue tomando cada vez más fuerza  hasta llegar a un tono rosa pardo, luego se convirtió en un rosa fuerte cambiando lentamente a un violeta muy tenue. El universo tiene polvo cósmico que viaja rociando todo como el polen en las bellas flores. Los planetas son semillas en el cosmos y esa noche el polvo llegaba con el canto de las risas con los pobladores del mar.
“El polvo empieza con un granito de arena que ríe y piensa”
Cuenta la historia que hace muchos, pero muchos años, desde el cielo cayeron bolas de fuego que dejaron grandes quemazones durante días enteros, estos incendios consumieron muchos árboles y arbustos, fue tan grande el incendio que alcanzó a muchos animales que quedaron carbonizados, cocidos y el olor que emitían era distinto; entonces los pobladores de esos tiempos se acercaron a los animales, los probaron y descubrieron que el sabor era diferente. Se los comieron contentos, encontrando un gusto diverso. Descubrieron también el fuego como parte de la comida, cambiando la forma de lo que sería la futura cocina de la humanidad. Lo primero que pensaron fue atrapar el fuego y tener una fogata constante, continua, cuidando al fuego de que no se apagara. Después de mucho tiempo, un día llovió muchísimo, tanto, que apagó al fuego y se quedaron sin comer las delicias que se preparaban sobre él. Después de muchos años “era lógico” que un inquieto hombre talló y talló unas ramas de árbol hasta lograr obtener el fuego y la vida cambió para las comunidades de los hombres en todo el planeta.
El fuego se podía controlar y también con este nuevo poder bien cuidado, hacían que los animales salvajes huyeran y estaban a salvo de ser devorados. Por las noches se alumbraban  para ver por donde caminaban, el fuego estaba cambiando todo, la vida cotidiana sería otra después de este descubrimiento llamado “la era del fuego”.
Por las noches en muchas culturas, todos se sentaban alrededor de las fogatas a mirarlas y mirarlas por horas. Esto ocurría siempre a la luz de la luna para tratar de descubrir el futuro o estar bien concentrados para adivinar y contestar las preguntas que los mismos hombres se hacían con respecto a todo lo que iban viviendo día con día. Siempre las respuestas caían del cielo con diferentes manifestaciones y en diferentes tiempos de la humanidad, serían así los ciclos que todos vamos pasando, pero nunca olvidemos que los ciclos se repiten con los años venideros.    
La humanidad con los años descubrió a los animales de la montaña, a los animales del mar, aprendieron que todos se podían cocinar con el encanto del fuego, pero también descubrieron que el agua apagaba el fuego, que jamás el fuego, una maravilla de dios o de los dioses de la naturaleza, apagarían al mar. El mar tenía secretos que imponían a todas las culturas del mundo y aún hasta nuestros días existen secretos en las profundidades del mar, de ese mar inhabitable para la humanidad.
“El mar de Antonieta” era algo diferente, es algo que nace de las profundidades del corazón, de una niña increíblemente discreta con cabello “de aguas de tormenta”, en un “anaranjado” tenue y bucles almidonados de amorosa felicidad. Sus sabios ojos eran enormes como un plato sopero encantado, la boca era de lumbre pues a veces emitía palabras llenas de luz o calor y alguna que otra grosería intuitiva, sobre todo tenía un gusto enorme por el encanto antojadizo de la comida. Cuando los sentimientos nacen desde adentro, de lo más profundo del mar de nuestras emociones, las ideas o las cosas se van ajustando con una inercia impensable, es una acción física, algo que solo lo interpreta la ciencia de los humanos, más la intuición es algo innato en la humanidad,  algunas veces aflora en un alto rango variado de personas y en diferentes ciclos de la existencia, de la humanidad.
Antonieta cierra los ojos y sabe que la vida es un sueño, pero también sabe que está adentro de otro sueño, que la vida son sueños en el silencio del dormir; ahí habitan los pensamientos en nuestra cotidianidad nocturna lunar y entre tantos sueños personales o sueños de diferentes habitantes, los sueños tan solo sueños son, entonces ¿Por qué no seguir soñando con singular alegría en los sueños de una pequeña pelirroja enamorada de la mar  con todos sus pobladores marinos?
Las mujeres de todas las culturas tienen el don del caballito de mar, es decir, bailar con un fuego emocional para procrear, el poder de dar a luz, de tener hijos. Desde antaño ellas bailan por toda la tierra, danzas únicas y especiales donde se contonean como espirales o círculos interminables de sensaciones admirables, logran pasos cortos o largos, brincos en armonía simétrica entre los brazos y las piernas, son caras de tristeza, alegría, dolor, amor, sorpresa y llanto, arte vivo.
Las mujeres de todos los tiempos han bailado alrededor del fuego elaborado por la humanidad, son de diferentes tamaños y sus divinas danzas han hecho historia en los secretos de la humanidad. Son doncellas o señoras con talento en los movimientos, con ritmos impensables que aleccionan a las más pequeñas al baile, catarsis de los sentimientos, son espirales que al bailar son la comunicación perfecta con el cosmos, es recibir las vibraciones para luego darles la interpretación correcta o fallida de lo que quieren transmitir a sus sociedades. Las mujeres son como esos vellitos de los brazos que se erizan en la piel por diferentes razones o sentimientos, cuando uno se en crispa por algo, ellas son esa comunicación divina del dios pensante universo con la humanidad.
Había pasado mucho tiempo desde el inicio de este sueño, o los sueños prehistóricos humanos, ese paraíso de los sueños en donde todos los humanos sueñan, pero también sueñan los animales y entrar al mundo de los sueños es entrar al mundo donde se logran todas las locuras, ahí, habita una linda muñeca. No se mencionaba mucho a la silenciosa e invisible muñeca de Antonieta, pero todas las mujeres de todos los sueños sabían de ella,  les hablaba a todas con mímica desde tiempos antiquísimos por el color de las brazas de las fogatas, por ahí ellas se comunicaban, era un pizarrón de la enseñanza. Ella, la muñeca nunca había tenido nombre y pudo haber tenido miles de ellos en las diferentes culturas vivas, por momentos tiene el nombre de todas las damas, de las mujeres sencillas o importantes de todos los tiempos, sabemos que cada nombre de cada mujer tiene un significado personalizado. Imaginemos a cada mujer que ha nacido y da frutos en sus hijos, siendo todos tan diferentes, ese código genético es un silencio, pues de ese lenguaje femenino esta echa esta muñeca. 
 Por cierto el nombre de Antonieta quiere decir, “llena de gracia o florecilla”, las flores son la vida a nuestros ojos en todos los días habitables de fiesta, la mujer es vida en la humanidad, tiene el don de la secrecía intuitiva y los personajes de la mar harán presencia de estos secretos de generación en generación como lo es la vida por medio del baile con una silenciosa muñeca invisible que todas llevan adentro en el corazón.   
Al nacer y crecer, la naturaleza cada mes nos va otorgando el poder correr y correr y no parar, seguir corriendo por siempre, sino con nuestro cuerpo, con nuestro pensamiento ilimitado que deambula también en el mudo de los sueños, pero también podemos caminar a un paso medio o rápido, bailar y bailar por siempre hasta llegar a viejo si es que lo vivimos. Creo que lo más importante es pensar bailando con movimientos traspasando todas las barreras del tiempo, llegar a donde uno tenga que llegar en un silencio armonioso y esa famosa muñeca invisible silenciosa dicen que tiene la cualidad de cambiarlo todo y enseñar el baile a los hombres.
Pasaron los días y los animales de la mar empezaron a tener cambios en sus formas de vida; la mayoría fueron más silenciosos; las ballenas, los delfines dejaron de cantar y empezaron a nadar más fuerte por las noches; el polvo de estrellas bañaba sus lomos, las focas y los pingüinos también eran un silencio en la mar y se empezaron a escuchar los secretos del pasado, por las noches se podían observar en imágenes de polvo de estrellas sobre las fogatas, imágenes únicas como un libro; ilustraciones, dibujos mentales como fotografías instantáneas de un celular, los lenguajes de antaño aparecían en imágenes de fuego sobre la fogata y lentamente los secretos tienen una ambigüedad que se tiene que entender en las multitudes humanas que lo puedan descifrar por medio de las mujeres que bailan, conocidas por su belleza física e interna, ellas siempre han estado en la tierra como flores floreando al mundo de las encantadoras emociones.   
Por eso me ha tocado ver a muchos jóvenes tomando fotografías con sus celulares a las fogatas y trasmitiendo las imágenes en las redes sociales para que todo mundo las vea, eso de interpretar y ser un traductor de ideas con las fotografías es interesante, no sabemos por qué cada persona tiene un don, el cual se refleja en lo que hace y vive. Estos traductores son difíciles de encontrar pero todos están en la humanidad, en cualquier cultura y son los que van a lograr los cambios por las interpretaciones para la sanidad del mar, de hecho el mar también se debe de limpiar debido a tanta basura que se ha arrojado a las aguas de todos los mares del planeta.
Escandalosamente la silenciosa muñeca invisible de Antonieta empezó a aparecer en todas las imágenes de las fogatas del planeta, su misión era el mensaje del silencio y, de silencio en silencio todos los que la veían en las brazas descubrieron un silencio profundo.  Hubo una imagen grandiosa, exclusiva, que se veía con un encanto y belleza sublime era la “Perla del Mar” lista al pensamiento.
Demasiadas personas se han quedado paradas en la playa observando el mar durante muchas horas en cualquier playa del mundo y, con el solo hecho de contemplar las aguas, algo pasa en el pensamiento; uno puede ver con más claridad las cosas que uno está viviendo o los acontecimientos que puedan suceder en poco tiempo o aún más, ver muy adelante, al futuro. Estos son temas de cuidado para muchos pensamientos y debe uno de pensar en silencio para no afectar con una simple idea a otras personas y crear un medio de miedo, eso se debe hacer con demasiada cautela.
El mar es una obra maestra de poesía en movimiento, sus aguas tranquilas son amorosas, cuando están en medio movimiento, son advertencias de poesía directa y cuando están las aguas peligrosas, es la poesía de la verdad, de la contundencia de estar en un lugar y después estar en otro, todo cambia en un segundo, más, detrás de todo están las aguas amorosas del silencio, son las aguas tranquilas del equilibrio.
“Una lágrima es agua del sentimiento, nuestro cuerpo en su mayoría es agua pensante y de sentimiento, el agua cae del cielo, el agua habita en las venas ríos de la tierra, el agua es dulce o salada, el agua es mar por los siglos de los siglos a la mar, el agua siempre está ahí, con nosotros a todas horas y en silencio. Todo un lenguaje de vida.”
La escuela estaba lista, los alumnos tenían en mente las cuartillas y los apuntes de los estudios realizados para la obra del mar llamada “El Mar de Antonieta”. Los chicos de sexto de primaria eran los que tenían más actores en la obra. La graduación estaba próxima, además deseaban hacer perfectamente la representación en el carro alegórico que pasaría por el malecón para ser visto por todo el pueblo. Los maestros de los seis grados de primaria estaban encomendados a elaborar el carro distintivo de la escuela con muchos colores brillantes de luz para deslumbrar a todos en la tarde noche, ya estaban por terminar solo faltaba pintar el pelo anaranjado de Antonieta; ella iría al frente del carro alegórico abrazada de una sirena, una estrella gigante de mar y una anemona pequeñita. Era increíble ver el entusiasmo de los maestros todos en un orden supremo, transpiraban felicidad por hablar de los habitantes del mar en los salones de clase, de hecho la mayoría eran mujeres mayores pero parecían jovencitas por la forma de convivir con sus alumnos; se disfrazaban de pez payaso, pez espada, pez vela, delfines, tiburones, pingüinos, ballenas, orcas y la increíble mantarraya gigante, todo un espectáculo por el disfraz. Fue un deleite verlos interactuar entre ellos, son ejemplares para la escuela, tienen una pasión por enseñar con las artes; piden dibujos, pequeñas esculturas con papel mache, hacen preguntas todo el tiempo de la cultura del mar y por supuesto, mandan a los alumnos a las playas más cercanas del pueblo, a tan solo quince kilómetros y lo más interesante es elaborar un pequeño cuento, encantadores maestros que siempre recordaremos. De hecho todos ellos inventan a cada rato porras relacionadas con el mar y nos van guiando para que nosotros hagamos lo mismo, y en eso nada, toda la escuela, es una fiesta ¡Viva nuestra escuela!
¡Vivan nuestros maestros! ¡Vivan todos los alumnos!
El director de la escuela y la sub-directora después de dar la bienvenida a todos los alumnos, cantar el himno nacional, hacer honores a la bandera y esperar el paso de nuestra hermosa escolta (con los compañeros que tienen mejor promedio), al terminar todo el protocolo escolar del día lunes, inicio de la semana escolar, ellos, la máxima autoridad de la escuela hicieron lectura de la obra de teatro del mar; todos estuvieron atentos y se sentía un ambiente maravilloso de emociones de todos los grupos escolares, al final para animarse se escucharon algunas porras, todas muy variadas.
Las autoridades de la escuela hicieron un pequeño concurso interno de porras para saber quien lo ganaría. Cada grado puso el máximo entusiasmo en creatividad e inventiva para las porras, lo mejor de todo era que cada grupo tenía que hacerlo solo, los maestros solo los guiaban y los niños y niñas de cada grupo tenían que organizarse para dar lo mejor de sí, en las porras escolares para el mar.
Antonieta estaba en un silencio total pero no podía estar todo el tiempo en ese mundo, un mundo muy particular, el de sus sueños y todas las porras la hicieron volver a la realidad e integrarse al grupo con gritos estratosféricos de todos sus compañeros. De pronto en su imaginación empezó a ver a la muñeca del silencio bailando al ritmo de las porras y ella supo que tenía que inventar una, no importaba si salía ganadora o no pero había que hacerla. La pequeña pelirroja puso manos a la obra primero en su pensamiento para después apuntarla en una hoja en blanco hasta que terminara con ella. Antonieta no sabía por dónde empezar, tenía un mar de ideas, eran tantas que no las tenía organizadas en su cabeza.   

“CONCURSO DE PORRAS DE LA ESCUELA EL MAR DE LA VIDA” 
Clave 2020-FMECSVPV60-74 ante la Secretaria Educativa Parcial- SEP.
Los alumnos de primer grado fueron los únicos que recibieron ayuda de su profesor por ser los más pequeños para inventar una porra, pero cantaban formidable y sus caritas estaban llenas de alegría. Gracias a todos ellos.
Primero de primaria grupo “A”:
“Viva, viva el agua, el agua del mar es salada”
“Viva, viva el agua, el agua del mar es amada”
Los alumnos de segundo grado también tuvieron ayuda pero se distinguió una pequeña que dijo la primera línea de la porra, gracias a todos ellos y a la pequeña Pamela. 
Segundo de primaria grupo “B”
 “A la bio a la bao a la bin bon va viva, viva, viva  la pureza del mar”
“Ala bio a la bao a la bin bon va viva, viva, viva la pureza del mar”
Tres de los alumnos de tercer grado eran todo un mar de creatividad y se paraban de sus pupitres a cada rato para llevarle al maestro su porra y estuvieron esforzándose durante toda la clase para terminar pronto. Gracias a todo el grupo, a Nicolás, Laura y Pedrito.
Tercero de primaria grupo “C”
“A ganar a ganar todos vamos con el mar” “A ganar a ganar todos vamos con el mar”
Los alumnos de cuarto grado se dividieron entre mujeres y hombres y entre línea y línea escrita para la porra la hicieron sencilla. Gracias a todo el grupo.
Cuarto de primaria grupo “D”
“Lluvia, peces y focas, el mar se lleva la victoria”
“Lluvia, peces y focas, el mar se lleva la victoria”
Los alumnos de quinto grado estuvieron unidos, preocupados por tanta basura que se tira en el mar. Felicidades a todos por tantas propuestas de limpieza.
Quinto de primaria grupo “E”
“Hermanos del mar vamos todos con fuerza a apoyar” limpiar la basura ya.
“Hermanos del mar vamos todos con fuerza a apoyar” limpiar la basura ya.
Los alumnos de sexto grado todos participaron en extremo y fue la porra más elaborada y más larga. Felicidades a todos.
Sexto de primaria grupo “F”
“Arriba, arriba y nada abajo  el mar está limpio por nuestro trabajo”
“Arriba, arriba y nada abajo el mar está listo para navegarlo”
“Arriba, arriba y nada abajo el mar nos abraza a diario”
“Arriba, arriba el mar es todo un encanto”.
Todo quedó listo para la hermosa fiesta, esa magna obra teatral tan ansiada. Los preparativos estaban listos, todos al cien; el director, los maestros, las secretarias, la intendencia, los alumnos y hasta la mascota; un perro de calle adoptado, guardián de la escuela cuando todos se van, desde luego sin olvidar a muchos padres de familia, el enorme equipo escolar con cada uno de sus participantes ya tenían fecha para la presentación de todo el evento del gran festival. Un día antes de celebrar la fiesta, acordaron todos reunirse para degustar tortas, refrescos y comer bombones quemados a la luz de la fogata con la agradable compañía de la luna, también disfrutar con las familias y todos los maestros de la  “Escuela el mar de la vida”.
Llegó el gran día de convivencia familiar y al estar todos alrededor de la fogata platicando con sus familiares, repentinamente pasó algo interesante; tres alumnas se quedaron viendo muy concentradas el fuego, como si nadie las observara,  sus caras habían cambiado, eran caras de comprensión de no sé qué, pero había ese algo que solamente la intuición lo puede definir. Una se paró lentamente a bailar, le siguió otra y finalmente la última, no supimos que decirles pero mientras más ardía la fogata, ellas marcaban otros pasos, pasos exquisitos, únicos que nunca habíamos visto; era una coreografía divina que se interpretaba con figuras corporales representando al universo marino, la ballena enorme y fina en sus movimientos, sardinas con una velocidad no cuantificada, pasos pequeños de pargos, la ondulación de la liza, la elegancia de la doncella, la admiración al rey, o el suspiro de una vaquita marina muriendo. Bailaron y bailaron incansablemente por dos horas, sudaron a más no poder, cuando salieron de la catarsis del baile, las tres se sentaron en silencio absoluto y cada una se comió un bombón y decidieron irse a sus casas.
El día fue perfecto, todo salió de maravilla, ganaron con el carro alegórico y se llevaron un premio monetario para la escuela. Era increíble tanta felicidad, no lo podían creer y al preguntarle a algunos compañeros, respondían con mucha seguridad que era normal el triunfo, todos lo habían hecho con muchas ganas, solo era el resultado de los esfuerzos, no podría ser de mejor forma, sin embargo Antonieta pensaba, “fue increíble y ganamos”.   
El premio mayor fue para la porra de primer año esa que dice:
 “Viva, viva el agua, el agua del mar es salada”
“Viva, viva el agua, el agua del mar es amada”
Y los pequeños ganaron por echarle muchas ganas, sus distintivos disfraces y sus pequeñas gargantas al unísono diciendo la porra, fue todo un éxito.
Todos los maestros estaban contentísimos y mandaron sus fotografías al facebook particular de cada uno de ellos, pero también al facebook de la escuela donde quedaron registrados a los ojos de todos, la belleza de una sonrisa grupal de la escuela; al maestro más querido, a la compañera que todo el día se reía de los disfraces, sobre todo había una cantidad de imágenes hermosas de sonrisas en ese festival inolvidable de nuestra  querida  “Escuela el mar de la vida”.
Es impresionante como la tecnología lo cambia todo, las fotografías familiares de antes, ahora las tienen en segundos en tu teléfono celular y, uno en las redes sociales se vuelve familia de otra familia, compartiendo el mismo evento de nuestra querida primaria, un recuerdo que estará por siempre guardado en nuestro corazón.
Tito era un niño guapísimo, demasiado inquieto y todos los días su inquietud se llamaba Antonieta, de quien era amigo. Pero ese día en especial estaba preocupado por ella, llevaba una hora sin verla por la escuela y decidió poner manos a la obra para encontrarla. Antes de recorrer todo el laberinto escolar pensó donde podría estar, cuál sería el lugar preferido de su querida amiga, entonces se acordó de la biblioteca; ella era una asidua lectora de cuentos, así que no dudó y se encaminó hacia allá. Cuando Tito entró a la biblioteca todo estaba en silencio y la bibliotecaria quien ya lo conocía le suplicó en voz baja que guardara respeto y la compostura, le dijo que la biblioteca era un recinto sagrado, Tito se limitó a asentir con la cabeza pero sus ojos ya bailaban de un lado a otro recorriendo las mesas que tenía cerca.  Primero se sorprendió de no ver a su amiga en las mesas del frente, entonces recordó que Antonieta le platicó del nuevo estante de cuentos que estaba al final de los anaqueles de libros. Era el recreo y en ese tiempo casi nadie visita ese espacio, él sabía que estaba cerca de encontrarla, fue entonces que encaminó sus pasos al final de la biblioteca y descubrió la hermosa cabellera de rizos pelirrojos que caían sobre la mesa y varios libros abiertos. Antonieta estaba dormida recargada sobre sus brazos, Tito no la quiso despertar y acercó un pequeño banquito para estar a su lado y contemplarla. Estaba maravillado observando los caireles rojos que cuidadosamente tocaba con su dedo índice mientras ella soñaba. Él también soñaba con los enormes ojos de ella, lo que más deseaba era un beso en la mejilla; soñaba con eso desde el primer día en que la vio, pero por el momento solo deseaba con ansias que rápido abriera los ojos. Tito no sabía cómo explicarse a su corta edad porque dejaba a un lado toda la energía que lo caracterizaba cuando estaba cerca de Antonieta. Él sabía que era una niña muy linda y lo estaba ayudando a concentrarse a la hora de leer. Sin saberlo Tito le había tomado un gran cariño a los libros, entonces quiso ver de qué se trataba el libro sobre el que dormía Antonieta, pero descubrió algo hermoso; los parpados y pestañas, el perfil de la nariz con pequeñas pecas y un lunar pequeño en la comisura de los labios. Nunca había visto tanto tiempo y tan cerca a Antonieta, estaba extasiado mirándola, pasaron varios minutos antes de que ella despertara, cuando lo hizo se miraron fijamente y la niña discreta con cabello de tormenta “anaranjado” simplemente dijo:
“¡Tito, Tito, todo fue un sueño!” ¡Fue tan real qué! -la interrumpió Tito: “recuerda que estamos en la biblioteca y estás hablando muy fuerte”. La cara de Antonieta fue de sorpresa, se llevó la mano a la boca y se prolongó el silencio con una pequeña mueca de sonrisa y un abrazo.
La bella niña pelirroja con bucles almidonados de alegría, había soñado con el famoso mar, sí, “El mar de Antonieta”.  
Repentinamente sonó el celular de Antonieta que guardaba en su pequeña bolsa de color rosa; ella pensaba que todo era un sueño, acababa de abrir los ojos y no tenía conciencia de la realidad, se dejó llevar por lo que sucedía. Tito la contemplaba con una mirada de admiración a la belleza,  de amor en silencio, ella observaba el celular como si fuera la mar, rápidamente las ideas se fueron aclarando y empezó a ver una cantidad de imágenes fotográficas que mostraban fogatas que quedaban registradas y recordó que ella tenía que interpretarlas a su manera en un lenguaje,  en un código del silencio.
Porque no dejarlas en un Facebook, Instagram, Twitter, o en el  hashtag #elmardeantonieta, la tecnología es un mar gigantesco de la información y dejar ese sueño para los demás sería una misión sencilla; que cada quien vea lo que quiera ver y diga lo que diga en las imágenes de fuego. Mientras Antonieta seguía enfrascada con sus ideas, Tito había ido a la cooperativa a comprarle unos chilaquiles con crema y de postre unos pingüinos de chocolate, que increíblemente eran la perdición de Antonieta, claro, él sabía cómo atender a su hermosa amiga pelirroja.
Lo que no comprendía Tito era en qué mundo vivía Antonieta, pero lo más importante para Tito era estar al lado de ella y disfrutar de su compañía. Él degustaba la forma tan alegre en que comía los chilaquiles, al terminarlos Tito le abrió los pingüinos y le dijo:
Antonieta ¿te imaginas si los pingüinos tuvieran celulares? Ella mordía el pastelillo de chocolate y le sonreía a Tito.
Todo fue rápido, fue una ráfaga de sabiduría que del silencio brotó y brotó a borbotones en fracción de segundos, mas nadó y nadó a ritmo pingüinesco, así nació el manifiesto del  pingüino en la mar. Hay peces de agua fría, de agua caliente y el mar está gobernado por la luz del sol quien nos brinda diferentes temperaturas en todas las latitudes del planeta, por eso le llaman el Trópico de Cáncer; lugar de aguas templadas o calientes, o los famosos polo Norte y polo Sur, lugar de aguas frías. En esas distancias tan lejanas habita una gran fauna marina opuestas totalmente, siendo toda muy diferente y cada una con su propia genética, es admirable como en el mismo planeta pueda haber tanta diferencia entre las especies.
Creo que la teoría inventada por el pingüino sería interesantísima, donde todas las especies pudieran tener el mismo lenguaje, ese lenguaje que unificara la supervivencia de todos en armonía. O ¿ustedes creen que cada ser del planeta debe de imponer su lenguaje propio sin tener igualdad con los demás? Esa actitud es viejísima, arcaica, no funciona para estos tiempos, sabemos que todo cambia, es evolución continua, el comportamiento de los animales de la tierra es diferente a los animales de la mar, y todos estamos en el mismo planeta ¡Rayos, el silencio! Nos comunica o nos nulifica, si no nos entendemos, estamos perdidos, todas las especies se entienden en la constante supervivencia diaria de la vida cotidiana en su propia soledad y con el silencio que no está demás.
El pingüino nos dice: con la teoría del lenguaje pingüinesco el silencio es comunicación total del mar con la tierra al infinito y en silencio se dará, con los años se dará biológicamente en las especies. Cuando el planeta entre en crisis por sí mismo o por causa de la constante insistencia de los humanos a desarrollar barbaridades anti-naturales, son la especie más fuerte en apariencia en la superficie de la tierra. Los océanos se están contaminando con grandes cantidades de desperdicios causados por las grandes ciudades habitadas por los seres humanos. Actualmente la ciencia humana le va dando soluciones a los mismos problemas que ellos van causando, pero nosotros los seres del mar tenemos nuestros propios códigos de supervivencia y de organización, no podemos hacer nada contra toda esa contaminación pero esos códigos formidables del caleidoscopio fantástico del silencio van hacer el cambio evolutivo en todas las especies incluyendo  la especie humana. La extinción llegará con algunas especies y hasta entonces los humanos se pondrán a pensar en cómo solucionar los problemas que no fueron atendidos en su momento. Los pingüinos desde hace algunos años sufrimos por los cambios lentos de temperatura en las corrientes marinas, estos fueron acelerados por mil factores y el tránsito de los grandes barcos humanos cambiando las rutas de nado de las familias de los pingüinos, algunos buques han derramado líquidos tóxicos en el mar causando daño en grandes extensiones sobre la superficie del mar donde no pueden nadar diferentes especies.     
Antonieta se dio cuenta que estaba preocupada desde hace mucho tiempo y no se había dado cuenta que su preocupación lo era todo; se preocupaba por cualquier cosa, desde la ropa que iba a usar a diario, por su familia, por el jardín de la casa, por los trastes de la cocina, por si sus amigas se peleaban,  por el disfraz para el festival de la escuela y no había día que no se levantara de la cama preocupándose por todo, pero esto llamado el mar de Antonieta era otra cosa, era una preocupación mayor, era una caja de pandora, un cuento formidable, era un cambio de vida para el planeta, pero todo estaba en su cabeza, giraba y giraba con mil ideas al día, las ideas eran incontrolables, incluso pensó que podía estar enferma de los nervios.  Antonieta cerró nuevamente los ojos, apretó los puños, se pellizcó el brazo y supo que estaba despierta, se dijo a sí misma: “Antonieta tienes que cambiar, dale solución a las cosas y no te preocupes más”.
La pelirroja ya más tranquila, recordó el comentario de Tito ¿si todos los pingüinos tuvieran un teléfono?  El mundo de todos los pingüinos seria tener celulares, ella logró imaginar cómo sería ese mundo, el pingüino nada rapidísimo, pero una llamada telefónica era más rápida que el nadar del pingüino, pero cada pingüino podría hacer algo por otro pingüino por medio del teléfono, o sea que esto sería un llamar pingüinesco todos contra todos.
Ah, se le olvidaba, si los pingüinos jugarían los famosos videojuegos, verían los partidos deportivos, o tantos tutoriales como les gusten a las aves marinas no voladoras. Las ideas se pueden repetir pero no funcionan, lo mismo para un grupo marino que para otro grupo marino y así es la historia en todo el planeta tierra. 
Antonieta dio un suspiro enorme, como si algo adentro de ella cambiara, como si un gran peso de encima desapareciera, no era ningún sueño ni nada irreal, ella se sentía fuerte, empoderada en silencio. Se paró de su pupitre, de ese lugar en donde todo lo había visto o soñado y sus ojos se conectaron inmediatamente con Tito; él la miraba con singular alegría, estaba feliz simplemente por verla y Antonieta no lo sabía. Pocos minutos pasarían para darse cuenta en donde estaba el secreto del silencio.
“Oye Tito me siento diferente no sé si fueron los chilaquiles con crema o los deliciosos pingüinos de chocolate los que me hicieron sentir mejor” –dijo Antonieta, y haciendo una pausa prosiguió: “yo no sabía que un suspiro que sale sin previo aviso pueda darte tanta tranquilidad”. Tito no dijo nada, la tomó del brazo, el llevaba la mochila de ella al hombro y sigilosamente salieron de la biblioteca para dirigirse a la salida de la escuela. Ya era tarde y había pocos alumnos, se encaminaron a la salida de la escuela donde los padres recogen a sus hijos, se sentaron a esperar. La madre de Antonieta apareció en su camioneta y tocó el claxon. Tito y Antonieta se miraron unos segundos sintiendo cada uno una maraca en el corazón, ninguno pudo decir nada pero sus ojos hablaban por ellos; había un código que les hacía sentir que no querían alejarse uno del otro, ella le tocó la mano, le dio las gracias por estar con ella y cuidarla. Tito le entregó la mochila y Antonieta se fue con su madre, él se fue caminando a su casa y parecía flotar, su corazón seguía latiendo y no comprendía porque estaba tan feliz.
Por la tarde Tito estaba en el parque frente a la casa de la encantadora pelirroja, presentía que algo importante sucedería, estaba muy pendiente de la puerta y ventanas de la casa de ella. Antonieta estaba sobre su cama leyendo un cuento sobre el mar y las sirenas, de pronto se levantó de la cama como si algo o alguien le ordenara que fuera a la ventana. Recorrió las cortinas y lo primero que vio hizo sentir en su corazón ese golpeteo que ya era conocido; ahí estaba Tito en el parque, lo miró y le sonrió, estaba confundida y lo saludó de lejos, pensó en salir a estar un momento con él. El corazón de Antonieta seguía latiendo muy rápido, tomó una pequeña almohada que estaba sobre su cama y la colocó justo en el pecho, cómo queriendo silenciar el escándalo que sentía. Empuñó su mano derecha y dijo: “no puedo creer que algo tan pequeño dentro de mi provoque tantas emociones”. Bajó con mucho cuidado las escaleras para no hacer ruido, su madre no se percató del sonido de la puerta porque estaba enfrascada en una receta de cocina preparando la comida pues tendrían invitados. Antonieta estaba emocionada, su cabello estaba suelto y húmedo, recién lavado. Tito la observó cruzar la calle y le parecía más hermosa que nunca. Cuando llegó Antonieta se miraron fijamente; había comunicación entre ellos sin decir una sola palabra, ella asintió al mirarlo, nunca había sentido algo así. Tito también habló con los ojos que recorrieron la cabellera larga y pelirroja, eran tan encantadores los bucles rojizos de Antonieta que simplemente se dedicó a tocarlos con el dedo índice, entonces recordó que siempre le gustaba observar el espiral que se formaba en la taza del café con leche. Tito la tomó de la mano y sin decir palabra alguna caminaron alrededor del parque, al paso recogió una pequeña flor rosa y se la colocó entre sus rizos, Antonieta sintió que sus mejillas le quemaban. Caminaron hasta llegar a la misma banca en donde habían iniciado, se miraron, se sentaron y ella recargó su cabeza en el hombro de Tito, se quedaron contemplando las hojas de los arboles que se mecían con el aire y todo lo que pasaba frente a ellos.      
Antonieta no respiraba normalmente, era un mar de suspiros constantes uno tras otro, se sentía liberada de algo, en un estado de libertad casi perfecto porque ella sabía que no había nada perfecto en teoría.
Dejó de pensar en todo lo que le preocupaba, ese momento con Tito era diferente, pasaba algo, era como olvidarse de todo, de pronto se escuchó el grito fuerte de la madre de Antonieta: ¡Nena ya vente a casa, ya está servida la comida! Ella se levantó rápidamente y salió corriendo, Tito estaba sorprendido, de pronto algo la detuvo y regresó hacia él, no dijo nada, simplemente le dio un beso en la mejilla a Tito y regresó corriendo a casa. Tito estaba sonrojado, su cara parecía un tomate, no podía creerlo, “había recibido un beso”, tardó unos segundo más y luego se fue a paso lento recordando ese beso hasta llegar a su casa, todavía en los sueños no podía olvidar ese momento vivido. Durante toda la primaria había estado junto a ella, y el sueño de Tito era recibir simplemente un beso de su compañera Antonieta.
Tito podía intuir algo de todo lo que vivía al lado de su amiga pelirroja, no podía pensar en nada, simplemente ponía la atención en ella, sabía que deseaba estar a su lado para sentirse mejor todos los días. Las damitas o las mujeres en general no paran de soñar, platicar de estar todas juntas tratando de hacer algo para jugar, el mundo de las niñas es completamente diferente al de los niños y cada quien, y el cada cual debe de encontrar a su mejor amiga o mejor amigo para ser feliz en la escuela, Tito lo sabía desde que la vio, pero no sabía cómo atraer la atención de Antonieta. Tito estaba tan concentrado pensando, que no se dio cuenta cuando tomó un lápiz y empezó a dibujar con esplendida maestría en la hoja en blanco de su libreta, la imagen de una muñeca que tomaba forma a cada trazo, pasaran los minutos y ahí estaba, bien dibujada, una esplendida niña muñeca. Tito la miró y le preguntó desde sus adentros ¿Oye muñeca que puedo hacer para que Antonieta se fije en mi? La mano empezó a escribir sin control alguno, las letras se acomodaban sin parar, era formidable la rapidez de todo lo escrito y no sentía dolor alguno en la mano. Estaba pasando algo que nunca había sentido; cuando por fin soltó el lápiz, había escrito diez hojas con mucha información sobre Antonieta, pero había una frase que resaltaba por la forma de haberla escrito, la letra era diferente a toda la demás, estaba inclinada y el contorno era más oscuro y decía lo siguiente:
“El Mar de Antonieta” es el sueño de ella, y el sueño de Tito es ella, luego entonces cuida al mar, a todas las especies y en silencio piensa mucho en ella y lentamente se dará la atención hacia Tito.
Él, en silencio empezó a dibujar cada imagen del mar, cuando había terminado se lo mostró a ella, se dieron un abrazo profundo y Antonieta empezó a llorar de una forma incontenible, todo había terminado y la realidad era una gran verdad creativa; los dos habían hecho un libro sin darse cuenta; ella con sus ideas y él con sus dibujos, el cuento infantil escrito por dos niños, “El Mar de Antonieta”.
Tito se dijo para sí: ¿Por qué no más adelante hago “El Mar de Tito” con dibujos de amor elaborados por Antonieta?
El silencio apabulló a Tito, el se quedó mirando al futuro silencioso de la imaginación.