Páginas

sábado, 29 de julio de 2017

FERNANDO EMILIO SAAVEDRA PALMA ENCUENTRO CON ESCRITORES XXI CARLOS MIRANDA Autor: Fernando Emilio Saavedra Palma. Para: Carlos Miranda

     Ilustración por: Fernando Emilio Saavedra Palma.
FERNANDO EMILIO SAAVEDRA PALMA ENCUENTRO CON ESCRITORES XXI
CARLOS MIRANDA
Autor: Fernando Emilio Saavedra Palma.
Para: Carlos Miranda

En los años 80 estudiaba en la U.N.A.M. Facultad de Ingeniería  y mis compañeros eran: Isaías, Daniel, Gerardo, Armando, Mónica, Miguel. Muchos de nuestros compañeros manejaban taxis y estudiaban, otros venían desde Cuernavaca diariamente al D.F. a tomar clases.
Mi compañero argentino, hoy ingeniero Daniel Wassner  me invitó a su casa y ahí jugué ajedrez con él y su padre don Ernesto. Me fue muy bien en  mis dos partidas y me enteré que su padre tenía un taxi.
Cuando Daniel estudiaba se especializó en estructuras y trabajó para un grupo de ingenieros que calcularon las estructuras del museo José Luis Cuevas, en donde está su obra escultura la “Giganta”. Por esos años le conseguí un trabajo en el Instituto Latino de México, haciendo una estructura  y ampliando una parte del colegio con mi amigo el Ing. Químico Pascual Lammoglia Lemini.  Así que decidí pedirle el taxi a los Wassner para conocer el mercado de un taxista. Lo trabajé en la madrugada,  medio día y  por la noche durante tres meses.
Un día sube un joven en la Colonia del Valle  y me pidió que lo llevara hasta el centro de la Ciudad de México. Empezamos a platicar, abordamos el tema de la literatura e íbamos disfrutando la charla en el tráfico.  Le comenté que escribía sobre un tema muy especial y me dijo que le mandara mis textos literarios y poéticos, jamás lo hice.
Bueno y ¿cómo te llamas? le pregunté “soy Carlos Miranda”. Sí le dije, “trabajas en la Revista Tierra Adentro”, sí claro y nos reímos. Pasaron muchos años hasta encontrarnos en un café en la Colonia del Valle. Carlos Miranda es traductor-escritor y editor. Nuestra amistad es como tantos escritores que he conocido en los diferentes medios impensables y cafés de la Ciudad de México. Es valioso su trabajo pero aún él, es más valioso como persona.

Escritores
Los escritores están en todas partes
en sus libros sus hijos
en sus pensamientos
en sus traducciones
en sus ediciones 
en sus neuronas

Los escritores están en todas partes
crean universos impensables
crean personajes irreconocibles
crean lo inimaginable

Así los escritores están en todas partes
en un patín del diablo
en patines
en una patineta
en un triciclo
una bicicleta
una lancha
un taxi
o un ultraligero
en fin los escritores
están en todas partes.






2 comentarios:

  1. Muy honrado por ese recuerdo que yo no tenía, Fernando. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos un abrazo. Los recuerdos y los planes son la vida.

      Eliminar